Cuando hablamos de políticas de igualdad, es muy común escuchar algunos argumentos políticos, tanto a favor como en contra de estas medidas, pero a veces se nos olvida que no se trata de un asunto de ideología, sino de un requerimiento legal por lo que discriminar en nuestra empresa puede llevar a que recibamos, tanto sanciones administrativas como sentencias en nuestra contra, tal y como le pasó a Riot Games, obligada a pagar 10 Millones de euros por discriminación de género.

El CASO DE RIOT GAMES

Para quien no conozca Riot Games, es la empresa que está tras el éxito de internacional de League of Legends, uno de los deportes electrónicos más seguidos del mundo y pasión de millones de jóvenes. Todo comenzó cuando dos mujeres, Melanie McCracken y Jessica Negron, empleada y ex-empleada de Riot Games respectivamente, denunciaron por discriminación y acoso por motivos de género a esta empresa. Alegaban en su escrito al que tuvo acceso la prestigiosa revista Kotaku, “que se les denegó el salario igualitario y sus carreras se estancaron [no se las ascendía] por ser mujeres

A todo esto, se añadía que, tanto Melanie McCracken como Jessica Negron, también pudieron sufrir acoso sexual y faltas de respeto por parte de sus compañeros. La empresa, no solo ignoró estas prácticas, sino que fomentaba una cultura de interna basada en el sexismo.

La situación estaba tan normalizada que denuncian que uno de los superiores de ambas llegó a decir en una reunión “la diversidad no tiene que ser un punto importante en el diseño de los productos de Riot Games porqué la cultura del gaming es el último paraíso seguro para los niños adolescentes blancos

La denuncia en este caso se cursó en un juzgado de California, donde reside la sede Americana de Riot Games. Antes de llegar a juicio, la empresa decidió llegar a un acuerdo con las demandantes y tuvo que pagar 10 millones dólares, que se repartieron entre las mujeres que ejercieron su labor entre 2014 y la fecha en la que se cerró tal acuerdo.

LA LEGISLACIÓN SOBRE DISCRIMINACIÓN EN ESPAÑA

En España la no discriminación también está legislada y no sólo por las actuales leyes de género. La igualdad y la no discriminación están recogidas una artículo básico de la Constitución Española, para ser más exactos en el Artículo 14 que dice literalmente

“Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.”

El artículo 14 de la Constitución Española ha sido desarrollado en diversas leyes como LA LEY ORGÁNICA 3/2007, DE 22 DE MARZO, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres y el DECRETO LEY 6/2019, DE 1 DE MARZO, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación.

EL COSTE DE LA DISCRIMINACIÓN EN TU EMPRESA

En España las sanciones por no elaborar el Plan de Igualdad o el Registro Salarial suponen una falta grave o muy grave que conllevan multas que oscilan entre los 620 y los 6250 euros (Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social) que podría incrementarse para aquellas empresas que tenían la obligación desde 2007 (Ley Orgánica 3/2007) o para aquellas que reincidan en la no elaboración de dichos documentos.

Este tipo de sanciones se va a incrementar durante los próximos años, pues la Inspección de Trabajo entre sus líneas estratégicas para 2020, ha incluido la investigación de las empresas que tienen la obligación de tener el Plan de Igualdad elaborado e implantado, es decir que hayan adoptado medidas concretas.

Si además de las sanciones administrativas se llega a judicializar cómo en el caso de Riot Games, los costes por tener una cultura de discriminación en las compañía podrían multiplicarse por 100 debido al pago de las sentencias, los gastos judiciales y las perdidas de imagen ante los consumidores.

Es por todo esto que invertir en un Plan de Igualdad junto a un protocolo contra la violencia y la discriminación sexual en el trabajo es tan importante.

Comparte esta entrada:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin