Hay ciertos conceptos que aparecen de vez en cuando y se ponen de moda rápidamente. Hace 10 años el coaching parecía imprescindible para desarrollarse como profesional. Hace 5 el Mindfullness se puso de moda y las organizaciones se lanzaron a montar talleres para sus empleados. Ahora se habla cada vez más del salario emocional y por no haber usado bien este concepto Antena 3 se metió en un buen lío.

Aunque el artículo no está mal escrito y explica bien algunos conceptos, la fiebre del Clickbait (depender de titulares sensacionalistas para atraer mayor proporción de clics y fomentar el envío de dicho material a través de las redes sociales) llevó al redactor a hacer una afirmación que para muchos resulto ser muy dolorosa.

El artículo era titulado con un valiente “Los españoles cada vez valoran más el ‘salario emocional’ por encima del sueldo” pero no explica ni de donde sale esa afirmación ni en que se basa. Más bien parece un brindis al sol del redactor que parece haber conseguido lo que buscaba. Enfadar a mucha gente y que tenga una gran difusión, aunque sea para criticarlo.

¿Qué es el salario emocional? 

Si bien, como dice en el artículo el salario emocional comprende aquellas condiciones que nos permite desarrollarnos plenamente en lo laboral y lo personal poniendo el foco en el bienestar, decir que es la opción favorita de los trabajadores por encima del salario tradicional es una afirmación realmente dolosa en un país con el Salario Mínimo Interprofesional situado en los 1050 euros muy por debajo de las locomotoras europeas y que hace apenas 5 años estaba todavía en los 675€.

Sueldos mínimos en la UE

Fuente de Eurostat

Salario emocional y monetario. Conceptos complementarios pero jamás excluyentes

El salario emocional no puede preferirse a la retribución monetaria pues no es un sustitutivo sino un complemento. No se puede fomentar el bienestar de los trabajadores si no se les proporciona sustento o protección. Si recurrimos a la pirámide de Maslow podemos ver como el salario emocional sirve para completar los niveles superiores (estima /reconocimiento y autorealización) pero a estos sólo se puede llegar cuando los niveles inferiores han quedado satisfechos (necesidades fisiológicas y de salud).

Pirámide de Maslow

Tras la aparición del artículo, muchos lectores mostraron su desacuerdo, y se hizo como bien sabemos hacer en España, con humor e ironía. Tenemos algunos ejemplos de los tuits con los que respondieron a esta afirmación:

En definitiva, el salario emocional es una herramienta fantástica para fomentar el engagement y la satisfacción en el trabajo, pero no lo confundamos nunca con el salario tradicional que promueve la dignidad en el trabajo, tal como la entiende el Art. 35 de la Constitución Española. “Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo,[…]y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia”