Después de muchas idas y venidas, a partir de 12 de mayo las empresas tendrán que disponer de un procedimiento de control horario de sus trabajadores implantado y funcional. Esto supondrá un cambio mucho más relevante de lo que en un principio podría parecer y tendrá profundas repercusiones Tanto para las empresas como para los trabajadores, que pasaremos a desgranar en este artículo.

El control horario en las empresas va mucho más allá de implantar un sistema de fichaje en la puerta de la empresa. Tiene repercusiones directas en la lucha contra el fraude laboral, la promoción de la conciliación laboral, la equidad o la salud psicosocial (Moccia, 2016), pero también puede influir en los gastos de tu empresa o en futuras sanciones que se podrían evitar si se siguen las medidas adecuadas.

 

¿En qué influye el control de horario para la empresa?

Una vez se dé el pistoletazo de salida debemos saber que la Inspección de Trabajo empezará a comprobar que las empresas están realizando un control horario de forma eficaz. No sólo bastará con crear un sistema más o menos sofisticado de registro, sino que también se deberá incluir el horario concreto de inicio y finalización de la jornada. Las empresas que no cumplan con esta obligación se enfrentan a sanciones graves que pueden verse duplicadas si su incumplimiento es reiterado.

Aparte de las sanciones, el coste para las empresas también se va a incrementar, pues el control sobre las horas implicará que queden plasmadas las horas extra que hasta ahora se han estado realizando sin ser pagadas. Según los datos de CCOO en 2018, en España se realizaron 3 millones de horas extra a la semana, de las cuales el 44% no se pagaron, ni de forma salarial ni en horas de descanso.

Si la Inspección de trabajo considerase un infracción muy grave la multa podría oscilar entre los 6.251 € a 187.515 €

Los empresarios que no se hayan puesto al día antes de 12 de mayo, o que quieran hacer fichar a sus trabajadores para luego falsear las cifras haciendo que sigan trabajando, tendrán que hacer frente a multas que oscilan entre los 626 y los 6.250 euros (art 7.5 de la LISOS) según se califique la infracción como mínima, media o máxima, además de los pagos retroactivos de los salarios y cuotas de la Seguridad Social.

En el caso que se quiera trampear y se acredite que se están realizando horas extras, pero no la pertinente compensación económica, o en descansos, por la parte empresarial podría llegar a considerarse infracción muy grave, en virtud del artículo 8.1 LISOS, sancionable con multa por importe de 6.251 € a 187.515 €

 

¿Cómo debe ser el sistema de fichado?

El sistema de registro resulta de libre elección para la organización, siempre que se garantice la fiabilidad e invariabilidad de los datos y refleje, como mínimo, la hora de inicio y de finalización de la jornada cada día. Pero cuidado, según los criterios de inspección, los cuadrantes diarios, los horarios o calendarios, no se consideran un registro de jornada pues no garantizan la inviolabilidad de los datos introducidos.

 

¿Cómo influye el control horario para los trabajadores?

El control horario debería ser beneficioso para los trabajadores en diferentes facetas de su vida laboral y personal. En primer lugar, debería mejorar la conciliación de los trabajadores (Jiménez Figueroa & Moyano Díaz, 2009) pues, con esta medida, se pretende evitar abusos en la realización de horas extra, y en el caso que estás se realicen de forma voluntaria, que sean remuneradas con arreglo a la ley o conmutadas por jornadas de descanso.

Por otra parte el control horario, en contra de lo que se suele pensar, podría llegar a mejorar el clima laboral (Domínguez Aguirre, Ramírez Campos & García Méndez, 2013) al proporcionar una sensación mayor equidad. Iguala a los empleados, se evitan ciertas pillerías y desalienta a los impuntuales en la organización, lo que podrían suponer evitar tiranteces entre los miembros del grupo.

El control horario influye también directamente en algunos de factores psicosociales  más conocidos (Fundación para la Prevención, 2011). La variable tiempo de trabajo hace referencia a la necesidad de trabajar fin de semana, el tiempo de descanso semanal o no poder conciliar la vida profesional y personal. Por otra parte, también hace mella en el interés y satisfacción del trabajador, en los ítems de equilibrio entre esfuerzo – recompensa y salario.  Por último, no podemos olvidar el factor de relaciones y apoyo social, donde incide en ítems como la calidad de las relaciones e incluso la exposición a situaciones de violencia, ya que las horas extra podrían ser usadas como una forma de acoso psicosocial.

Ante todo esto, pocas excusas quedan para no llevar a cabo el control horario en la empresa. La legislación cambia y las empresas deben ser capaces de adaptarse las nuevas realidades, no sólo por la presión sancionadora de la administración, sino porque es una buena oportunidad de comprobar como trabajando en la salud psicosocial se puede aumentar la productividad (Guerrero and Puerto Barrios 2007) de los trabajadores.

 

Bibliografía

Domínguez Aguirre, L. R., Ramírez Campos, A.F., & García Méndez, A. 2013. “El Clima Laboral Como Un Elemento Del Compromiso Organizacional.” Revista Nacional de Administración.

Fundación para la Preveción, de Riesgos Laborales. 2011. “Factores Psicosociales.” Onservatorio de Riesgos Psicosociales – UGT.

Guerrero, J. & Puerto Barrios, I. 2007. “Productividad, Trabajo y Salud: La Perspectiva Psicosocial.” Revista Colombiana de Psicología.

Jiménez Figueroa, A. & Moyano Díaz, E. 2009. “Factores laborales de equilibrio entre trabajo y familia: medios para mejorar la calidad de vida.” Universum (Talca).

Moccia, S. 2016. “Felicidad en el trabajo.” Papeles Del Psicólogo.