Lamentablemente parece que el coronavirus se resiste abandonar nuestras vidas. A pesar de que la primera ola parece que ha pasado, ahora nos encontramos en una especie de calma tensa que no pronostica nada positivo. Si bien todo se ha visto manchado por la pandemia en este caso vamos a hablar del fútbol, un tema que, a pesar de no ser capital en nuestras vidas, ocupa portadas y apasiona a millones de personas en nuestro país. ¿La liga profesional de fútbol esta preparada para arrancar de nuevo con las garantías de salud que se merecen sus jugadores?

Durante los peores momentos de la pandemia, las ligas de fútbol de toda Europa se suspendieron y una actividad que levanta tantas pasiones entre los ciudadanos dejó de ocupar el espacio meramente deportivo de los informativos y periódicos para pasar a ser un tema más en el debate sobre la situación del país.

Fueron muchas las voces que pidieron que la liga se reanudara lo antes posible con el fin de animar a la gente que se encontraba confinada en sus casas. Alegaban que la liga de fútbol era un símbolo de normalidad y recuperación, pero esas mismas personas obviaban algo realmente importante. Los futbolistas no son gladiadores que juegan por nuestro único disfrute, son trabajadores y como todos nosotros, tienen sus derechos.

Futbolistas de la liga con medidas de protección covid

Que los futbolistas sean trabajadores privilegiados o no, sería otro debate en el cual no vamos a entrar. Si bien es cierto que estos tienen unas características propias en cuanto a contratación o en su regulación pues el artículo 2 del Estatuto de los Trabajadores considera relaciones laborales de carácter especial las de los deportistas profesionales, incluyendo dentro de estos a los futbolistas, también hay que entender que están sometidos a la misma regulación que otros trabajadores con respecto a la prevención de riesgos laborales.

La Liga y prevención de riesgos laborales 

Es por eso que la AFE (Asociación de futbolistas españoles) ante la reanudación de la competición, recordó que la ley 31/1995 de PRL establece en su artículo 14 que los trabajadores (independientemente de su modalidad contractual) tienen derecho a la vigilancia de su estado de salud, así como al deber del empresario de garantizar esa vigilancia.

Así mismo en el Artículo 22 de dicha ley se establece como debe ser esa vigilancia de la salud. Esta debe ser:

  1. Periódica de su estado de salud en función de los riesgos inherentes al trabajo.
  2. Respetando siempre el derecho a la intimidad y a la dignidad de la persona del trabajador y la confidencialidad de toda la información relacionada con su estado de salud.
  3. Los resultados de la vigilancia a que se refiere el apartado anterior, serán comunicados a los trabajadores afectados.
  4. Las medidas de vigilancia y control de la salud de los trabajadores se llevarán a cabo por personal sanitario con competencia técnica
  5.  Los datos relativos a la vigilancia de la salud de los trabajadores no podrán ser usados con fines discriminatorios ni en perjuicio del trabajador.

Los riesgos por no aplicar medidas contra el coronavirus

El caso más paradigmático de fútbol y coronavirus ocurrió el 21 de julio cuando se suspendió el partido Deportivo de la Coruña – Fuenlabrada porque el equipo madrileño anunció que entre sus filas había 12 positivos. Un terremoto sacudió el panorama deportivo español y llegó a pedirse la suspensión de toda la competición y el caso aún hoy se encuentra en los tribunales. Aparte de lo que esto pudiera suponer en cuanto a ascensos y descensos, lo que podemos entender es que a pesar de que todos los clubes disponían de un protocolo proporcionado por LaLiga, este no fue aplicado correctamente el virus campó por el equipo llegando a contagiar a 28 personas entre futbolistas y staff técnico.

Medidas de LaLiga para proteger a los jugadores del COVID-19

LaLiga a coordinado con el visto bueno del gobierno y la Federación el protocolo para la temporada 2020/2021 que a diferencia de su predecesor, parece algo más estudiado ya que cuenta con 69 páginas llenas de normas sanitarias en las que se regula hasta el más mínimo detalle para evitar contagios de Covid-19 ,a diferencia de las escuetas 17 páginas con que se acabó la temporada de la liga pasada. Las normas más importantes se resumen en:

  • Estadios de fútbol con un aforo máximo de 220 personas
  • No se pueden usar gimnasios interiores
  • Los tratamientos de fisioterapia se limitan a los casos de necesidad
  • Regulación estricta de aforos y usos de vestuarios, gimnasios, salas de fisioterapia, comedores, aviones, autobuses, trenes, hoteles, ascensores, duchas.
  • Las charlas técnicas de entrenadores se realizarán con mascarillas y distancia de dos metros entre dos jugadores.
  • La ocupación de los autobuses será como máximo del 50 por ciento y los conductores, el ‘titular’ más dos reservas de la empresa de transportes, también deberán someterse a una PCR.
  • Se prohíbe el uso de las duchas o en el mejor de los casos se limita a turnos de «no más de siete jugadores, por lo que es recomendable que los jugadores lleguen vestidos de casa.
  • Los jugadores se someterán a una PCR 48 horas antes y a tests rápidos semanales, mientras que los servicios médicos tendrán que rastrear sus contactos estrechos durante las 48 horas previas.
  • Cualquier positivo deberá permanecer 10 días en aislamiento previa comunicación a las Comunidades Autónomas, la propia LaLiga y el CSD.
  • A partir de tres o más casos detectados se considerará que hay un brote,

Los equipos  que incumplan los protocolos de prevención de riesgos laborales (Igual que nuestras empresas) pueden estar sometidas a infracciones monetarias importantes. Para que nos hagamos una idea, las multas establecidas en la Ley de Salud Pública oscilan en una horquilla entre 3.001 euros y los 600.000 euros, dependiendo de que la realización de las conductas u omisiones puedan producir un riesgo o un daño grave para la salud de la población. A esto se le suma que una infracción grave en materia de riesgos laborales se sanciona con multas que van desde los 2.046 hasta los 40.985 euros.

Así pues, el espectáculo y la pasión que levanta el fútbol no puede cegarnos y hacernos olvidar que detrás de este deporte hay empresas, hay trabajadores con derechos y hay fuertes implicaciones de salud pública que deben tenerse en cuenta. La liga dará comienzo el viernes 11 de Septiembre su temporada 2020-2021 con una gran incertidumbre y con las dudas de si los jugadores y trabajadores de los clubes se encuentran debidamente protegidos.

Comparte esta entrada:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin