Esta es la nueva adaptación de la legislación de igualdad, por la que se pretende aumentar el número de empresas que tendrían la obligación de implantar un Plan de Igualdad, entre otras medidas.

¿Quién tiene la obligación de implantar un Plan de Igualdad?

En la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres se implantó la necesidad de elaborar Planes de Igualdad para empresas con más de 250 trabajadores, como medida para combatir la discriminación en el ámbito laboral. Conjuntamente con esta medida se desarrollaron una serie de incentivos para las empresas que, no cumpliendo con el criterio de los 250 trabajadores, decidieran realizar un Plan de Igualdad de forma voluntaria. Sin duda, ambas iniciativas supusieron el “pistoletazo de salida” de las estrategias de igualdad en el mundo laboral, no obstante, esto no ha sido suficiente.

Actualmente, en España tan sólo un 0.2% de las empresas tienen 250 trabajadores o más (Cifras PyME 2018), con lo que la necesidad u obligatoriedad de elaborar un Plan de Igualdad es irrisoria y seguimos contando con la buena voluntad de la gerencia para implantarlos. Además, según la respuesta del gobierno del pasado 12 de Enero, en la citada normativa “no se impuso como obligación legal la de registrar los planes de igualdad”, lo que ha resultado en que “no existe un registro de las empresas mayores de 250 trabajadores que cuentan con planes de igualdad”. Hay datos recientes que informan de que sólo un 25% de las empresas que legalmente deben tener un Plan de Igualdad que cumplen con lo establecido en la ley.

Estrategia Europea de Igualdad de Género 2018-2023

El 6 de marzo de 2018, el Consejo de Ministros de la Comisión Europea presentó sus nuevos objetivos entorno a la igualdad de género. Entre ellos abordan la necesidad de realizar auditorias de género que certifiquen la elaboración de Planes de Igualdad, para favorecer la adopción de esta medida en más organizaciones. Estos objetivos abarcan, entre otros la prevención de la violencia hacia la mujer, el acceso igualitario al empleo y la justicia y la participación equilibrada en la toma de decisiones políticas y públicas.

Como consecuencia, en nuestro país se ha publicado en el BOE de 7 de marzo, el Real Decreto 6/2019 de medidas urgentes para la garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación. Donde se extiende la exigencia de redactar un Plan de Igualdad a “las empresas de cincuenta o más trabajadores, creando la obligación de inscribir los mismos en el registro“.

¿Cuando se pondrá en práctica esta medida?

Dependiendo del número de trabajadores, las empresas tendrán que redactar e implantar un Plan de Igualdad en un plazo de:

  • 1 año, para empresas de más de 150 personas trabajadoras y hasta 250.
  • 2 años, para empresas de más de 100 personas trabajadoras y hasta 150.
  • 3 años, para empresas de más de 50 hasta 100 personas trabajadoras.

Además, las empresas están obligadas a inscribir dicho plan en el Registro de Planes de Igualdad de las empresas.

¿Qué supone implantar un Plan de Igualdad?

Un Plan de Igualdad supone la realización de un diagnóstico de igualdad inicial, para detectar posibles discriminaciones en diferentes ámbitos del empleo:

  • Acceso al Empleo
  • Clasificación Profesional
  • Promoción
  • Formación
  • Retribuciones
  • Ordenación del tiempo de trabajo
  • Conciliación
  • Prevención del acoso sexual y por razón de sexo

Una vez realizado el diagnóstico, se pasa a la fase de propuesta de actuaciones que eliminen o reduzcan los problemas detectados (+ info. sobre el proceso)

¿Y las empresas de menos de 50 trabajadores?

Si tu empresa tiene menos de 50 trabajadores no es necesario realizar un Plan de Igualdad. No obstante, su realización ha demostrado múltiples beneficios tanto a nivel económico, en la imagen corporativa o de prevención de riesgos. Por otro lado, existen actualmente muchos incentivos para empresas que implanten Planes de Igualdad pese a no tener la obligación legal de hacerlo, así como requerimientos para participar en licitaciones del estado u otras entidades públicas y privadas. Además, el trabajo en igualdad no ha hecho más que empezar, por lo que se prevé que en un futuro los Planes de Igualdad sean obligatorios para todas las empresas. Por esta, y otras muchas razones, invertir en realizar un Plan de Igualdad puede ser una gran inversión de futuro para tu empresa.