La igualdad: próximo reto formativo en las organizaciones

Es innegable que la igualdad de género es un tema de actualidad y que va a cobrar aún más fuerza durante los próximos años. Incluso, según un artículo de El País, los países miembros del G7 se han comprometido para adoptar leyes concretas en el terreno de la igualdad, que incorporarán políticas relacionadas con la lucha contra la violencia sexista, el empoderamiento a través de la educación y el trabajo y la salud. En nuestro país, las políticas de igualdad se están haciendo cada vez más eco en nuestra sociedad gracias a la implantación de los Planes de Igualdad, los cuales también están registrando una fuerte expansión gracias a la nueva legislación. No obstante, un Plan de Igualdad no debe ser un documento que se firma y se guarda en un cajón. Es necesario implantar medidas que reduzcan las desigualdades detectadas durante la fase de diagnóstico. Una de las principales medidas a realizar es la formación en igualdad de oportunidades para la plantilla.

¿Por qué es importante formar en igualdad?

La formación en igualdad en las organizaciones es básica tras la implantación de un Plan de Igualdad y genera una serie de beneficios tanto para la plantilla como para la empresa en global (Santa Cruz-Ayo, 2007):

  • Aumenta la implicación de la plantilla con los objetivos del Plan de Igualdad.
  • Genera la percepción de que la organización se interesa por ellos y ellas.
  • Mejora el clima laboral.
  • Favorece la atracción y retención del talento.
  • Mejora la imagen corporativa.
  • Aumenta el compromiso con la organización y la satisfacción laboral.

¿A quién debemos formar?

formación para los supervisores en igualdad de oportunidadesLo ideal sería formar a toda la plantilla, no obstante, sabemos que en ocasiones esto no es posible, dada la limitación de los recursos materiales, humanos y temporales. Como personas clave podríamos considerar a aquellas que se encargan de los Recursos Humanos de la organización, especialmente aquellas que se encargan de la selección de personal. Porque formando a estas personas vamos a evitar los sesgos en la selección, formación y promoción de los y las profesionales, lo que redundará en una gestión más igualitaria del personal. En segundo lugar, también es importante formar a las personas responsables de los equipos, ya que los conocimientos que estas adquieran se diseminarán a todo el grupo que supervisan. Por último, si detectamos alguna sección que está muy masculinizada o que, derivado del proceso de diagnóstico, se extraiga que tengan prácticas o actitudes sexistas también sería prioritaria la formación en este colectivo.

¿Qué contenidos debe tener la formación?

1. El sistema sexo-género:

Como elemento esencial y básico que se debe trabajar es el sistema de sexo-género, explicando las diferencias entre los conceptos, dando ejemplos prácticos de la vida diaria. En este punto es muy importante realizar dinámicas donde las personas puedan expresarse y preguntar acerca de ciertos términos que pueden resultar confusos. Es fundamental que se realicen actividades que favorezcan la asimilación de la información y que le aseguren al formador o formadora que todas las personas asistentes han entendido lo explicado. Este punto será crucial ya que, sin esta parte, resultará muy complicado comprender los siguientes aspectos de la formación.

2. Los roles de género:roles de género en el ámbito laboral

Otro punto indispensable para la formación en igualdad es abordar los roles de género, ya que son fundamentalmente los que producen la discriminación y la asignación diferencial de las tareas entre hombres y mujeres. En este punto se trabaja las tareas o trabajos que tradicionalmente son prototípicos de hombres y cuáles son típicos de mujeres, discutiendo la validez de esta diferenciación y contando con la opinión de todas las personas participantes.

3. Los fenómenos de segregación laboral:

Muy ligado a lo anterior, están los fenómenos de segregación horizontal y vertical que sufren las mujeres. Son fenómenos ampliamente conocidos como el techo de cristal, la pared maternal, el suelo pegajoso…  Aquí es donde se va a trabajar aspectos como la dificultad de las mujeres para acceder a puestos de dirección o la brecha salarial y sus consecuencias a corto y medio plazo, no sólo en las mujeres sino también en la economía global. En este punto es muy importante resaltar las causas y los antecedentes que favorecen la existencia de tales fenómenos, ya que son los responsables de la perpetuación de los mismos en el tiempo.

4. La conciliación y la corresponsabilidad:

Uno de los puntos estrella de la nueva legislación en igualdad es el tema de la conciliación y la corresponsabilidad, por lo que incluir este aspecto dentro de la formación puede ayudar en la concienciación de la plantilla en aspectos como la distribución equitativa de las tareas domésticas y de crianza, la importancia de acogerse a los permisos de paternidad, el efecto de la carga mental doméstica en la salud de las mujeres…

formas de violencia sobre la mujer en el ámbito laboral5. La violencia contra la mujer:

Por último, y no por ello menos importante, es elemental trabajar las formas de violencia que se pueden ejercer sobre la mujer. No hay que olvidar que la violencia de género está llegando a unas proporciones casi pandémicas, con lo que hay que tratar de actuar desde todos los ámbitos de la sociedad. La violencia dentro del trabajo se considera un riesgo psicosocial, y hay existen dos tipos especiales de violencia que suelen afectar más a las mujeres: el acoso sexual y el acoso por razón de sexo. En este punto se puede tratar bien desde una perspectiva más teórica, explicando las formas de violencia que se pueden ejercer sobre la mujer; o bien exponiendo el Protocolo de Actuación ante Violencia Laboral del que disponga la organización. El objetivo de este punto es que las personas sepan como detectar si alguien es víctima de violencia y cómo informar a la dirección para que emprenda acciones correctoras.   Complementariamente a lo anteriormente descrito, se pueden introducir otros aspectos que pueden enriquecer la formación como pueden ser temas de lenguaje inclusivo, micro-machismos, colectivo LGTBI… Hay multitud de temas que se incluyen dentro del paraguas de la igualdad y son muy interesantes trabajar con nuestros colaboradores.

¿Qué dificultades me puedo encontrar en la formación?

Obviamente, al ser la igualdad un tema polémico y sobre el que existe mucho debate sobre sus medidas van a haber personas defensoras y detractoras. Es posible que nos encontremos con personas con valores e ideales muy conservadores que adopten una posición de defensa o resistencia respecto a la formación. Esto es algo habitual y totalmente normal, todos somos la suma de la educación que hemos recibido y de las experiencias que hemos vivido, y hay que ser conscientes que venimos de una historia y una cultura sexista. Muchas personas todavía no se han concienciado sobre la importancia de la búsqueda de la igualdad e incluso quién considera que ya se ha alcanzado la igualdad efectiva y no es necesario hacer nada más. Algunos consejos para cuando nos encontremos a este tipo de perfiles son:diversidad de opiniones sobre la igualdad

  • Estar preparado/a. Llevar datos objetivos de investigaciones o estudios con cierta importancia da firmeza al discurso.
  • Conocer la temática a fondo y revisar los temas de actualidad. Que la persona que imparte la formación sea una experta refuerza la confianza sobre la información que proporciona.
  • Tratar a las personas con respeto y comprensión. Como ya he dicho, cada uno cuenta con una historia personal que le lleva a adoptar una determinada posición. Nuestra misión es ofrecer información para que cada cuál decida libremente, sin forzar a nadie.

Bibliografía:

Santa Cruz-Ayo, I. «Beneficios y costes de los Planes de Igualdad», Revista del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, 2007.