Mientras que suele quedar muy claro qué son los riesgos higiénicos, de seguridad o ergonómicos en la empresa, los factores de riesgo psicosocial suelen ser mucho más desconocidos pasando así desapercibido para nosotros. No hay que perder nunca de vista que la ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, equipara los riesgos psicosociales al resto de los riesgos por lo que es obligado para las empresas su evaluación y posterior evaluación de un plan de acción con el fin de eliminarlos o reducirlos.

Para evaluar los factores de riesgo psicosocial tenemos varias herramientas. Por una parte, disponemos del ISTAS 21 desarrollado por CCOO y por otro el FPSICO, cuestionario elaborado por el INSST y que usaremos como estándar en este artículo por su gran difusión y facilidad de análisis.

El método FPSICO consta de 44 preguntas, algunas de ellas múltiples, de forma que el número de ítems asciende a 89 y ofrece información sobre 9 factores de riesgo psicosocial que se dividen de la siguiente forma

  • Tiempo de trabajo (TT) 
  • Autonomía (AU) 
  • Carga de trabajo (CT)
  • Demandas psicológicas (DP)
  • Variedad/contenido (VC)
  • Participación/Supervisión (PS)
  • Interés por el trabajador/Compensación (ITC)
  • Desempeño de rol (DR)
  • Relaciones y apoyo social (RAS)

Tiempo de trabajo (TT) 

Factores de tiempo psicosocial: Tiempo de Trabajo. Mujer encima trabajando con un calendario y un reloj.

El primero de los factores de riesgo psicosocial que se estudian en la evaluación psicosocial es el Tiempo de trabajo que hace referencia a distintos aspectos que tienen que ver con la ordenación y estructuración temporal de la actividad laboral y la conciliación.

Hay 4 Items específicos que se estudian dentro de este factor psicosocial:

  • Trabajo en sábados.
  • Trabajo en domingos y festivos.
  • Tiempo de descanso semanal.
  • Compatibilidad vida laboral-vida social.

Como vemos en este caso, es un punto especialmente importante para poder evaluar las posibilidades de conciliación entre la vida personal y la laboral, uno de los puntos clave para conseguir una mejor salud psicosocial y un mejor engagement en la empresa.

Autonomía (AU) 

Factores de riesgo psicosocial: Autonomía. Compañeros de trabajo organizándose en un tablero.

El segundo punto que se estudia en estas evaluaciones es la autonomía de los trabajadores en su puesto. En autonomía se estudian las condiciones de nuestros colaboradores para tomar decisiones, tanto sobre aspectos de la estructuración temporal de las tareas, como sobre los procedimientos de trabajo. Para poder valorar estos dos puntos se atienda a la:

Autonomía temporal se refiere a la libertad que dispone el empleado sobre la gestión temporal de su trabajo y de los descansos y el disfrute del tiempo libre para atender a cuestiones personales.

Los ítems estudiados dentro de la autonomía temporal son:

  • Posibilidad de atender asuntos personales.
  • Distribución de pausas reglamentarias.
  • Adopción de pausas no reglamentarias.
  • Determinación del ritmo de trabajo.

Autonomía decisional. atiende a la capacidad que tienen nuestros empleados para influir en el desarrollo cotidiano de su trabajo, y si puede tomar decisiones sobre sus tareas

En la autonomía decisional están incluidos los siguientes items

  • Actividades y tareas.
  • Distribución de tareas.
  • Distribución del espacio de trabajo.
  • Métodos, procedimientos y protocolos.
  • Cantidad de trabajo.
  • Calidad del trabajo.
  • Resolución de incidencias.
  • Distribución turnos.

Carga de trabajo (CT)

Hombre observando con preocupación todas sus tareas a realizar.

El siguiente de los factores de riesgo psicosocial estudiado es la Carga de trabajo. Muchas veces al hablar de carga es fácil caer en el error de pensar que sólo tratamos la cantidad de tareas a las que tiene que hacer frente el trabajador, pero también nos referimos a la dificultad de esas tareas, la presión tiempos y la carga cognitiva. Este factor valora la carga de trabajo a partir de las siguientes cuestiones: 

  • Presión de tiempos. Hace referencia a los tiempos asignados a las tareas, la velocidad que requiere la ejecución de estas y la necesidad de acelerar el ritmo en algunos momentos.
  • Esfuerzo de atención. Se centra en la intensidad y el esfuerzo de atención necesarios para procesar las informaciones que se reciben y por la constancia que debemos tener para mantenerlo. 
  • Cantidad y dificultad de la tarea. La cantidad de trabajo y el esfuerzo que supone para el trabajador desarrollar sus diferentes funciones.

Los ítems estudiados para Presiones de tiempos son los siguientes:

  • Tiempo asignado a la tarea.
  • Tiempo de trabajo con rapidez.
  • Aceleración del ritmo de trabajo.

Los ítems estudiados para Esfuerzo de atención son los siguientes:

  • Tiempo de atención.
  • Intensidad de la atención.
  • Atención sobre múltiples tareas.
  • Interrupciones.
  • Efecto de las interrupciones.
  • Previsibilidad de las tareas.

Los ítems estudiados para la cantidad y dificultad de la tarea. son los siguientes:

  • Cantidad de trabajo.
  • Dificultad del trabajo.
  • Necesidad de ayuda.
  • Trabajo fuera del horario habitual.

Demandas psicológicas (DP)

Mujer estresada ante su portátil.

Cuándo hablamos de demandas psicológicas nos referimos a la naturaleza del desgaste que el colaborador debe hacer frente en el trabajo. Por una parte, tenemos las exigencias cognitivas que es el esfuerzo intelectual al que deben acometer y por otra parte las exigencias emocionales que hacen referencia a aquellas situaciones en las que el desempeño conlleva un esfuerzo que afecta a las emociones. El esfuerzo de esconder nuestras emociones puede también, en ocasiones, ser realizado dentro del propio entorno de trabajo; hacia los superiores, subordinados, etc. 

El ítem de exigencias cognitivas son:

  • Capacidades requeridas.

Los ítems de exigencias cognitivas son:

  • Requerimientos de trato con personas.
  • Ocultación de emociones ante superiores.
  • Exposición a situaciones de impacto emocional.
  • Demandas de respuesta emocional.

Variedad / contenido del trabajo (VC)

Hombre feliz pensando en la diversidad de tareas que realiza.

Este factor comprende la sensación de que el trabajo tiene significado y utilidad en sí mismo. Además, mide si el trabajador se siente reconocido y apreciado y se tienen en cuenta las contraprestaciones emocionales además de las económicas. 

Los ítems que comprende este factor son:

  • Trabajo rutinario.
  • Sentido del trabajo.
  • Contribución del trabajo .
  • Reconocimiento del trabajo por superiores.
  • Reconocimiento del trabajo por compañeros .
  • Reconocimiento del trabajo por clientes.
  • Reconocimiento del trabajo por familia.

Participación / Supervisión (PS)

Reunión económica donde una trabajadores está participando activamente.

Este factor recoge dos dimensiones del control sobre el trabajo. La «supervisión» se refiere a la valoración que el trabajador hace del nivel de control que sus superiores inmediatos ejercen sobre aspectos diversos de la ejecución del trabajo. Por su parte la «participación» explora los distintos niveles de implicación, intervención y colaboración que el trabajador sobre la organización.

Los ítems que comprenden este factor son:

  • Participación en la introducción de cambios en equipos y materiales.
  • Participación en la introducción de métodos de trabajo.
  • Participación en el lanzamiento de nuevos productos.
  • Participación en la reorganización de áreas de trabajo.
  • Participación en la introducción de cambios en la dirección.
  • Participación en contrataciones de personal.
  • Participación en la elaboración de normas de trabajo.
  • Supervisión sobre los métodos.
  • Supervisión sobre la planificación.
  • Supervisión sobre el ritmo.
  • Supervisión sobre la calidad.

Interés por el trabajador / compensación (ITC)

Hombre subiendo las escaleras que llega a un banderín.

El interés por el trabajador hace referencia a la preocupación de la organización por la promoción, formación, desarrollo de carrera de sus trabajadores, así como por mantener informados a los trabajadores sobre estas cuestiones.

Los ítems que comprendes este factor son:

  • Información sobre la formación.
  • Información sobre las posibilidades de promoción.
  • Información sobre requisitos para la promoción.
  • Información sobre la situación de la empresa.
  • Facilidades para el desarrollo profesional.
  • Valoración de la formación.
  • Equilibrio entre esfuerzo y recompensas.
  • Satisfacción con el salario.

Desempeño de rol (DR)

Hombre en un cruce caminos, dudando sobre cual elegir.

Este factor psicosocial tiene en cuenta los problemas que pueden darse a causa de la falta de definición de los cometidos en cada puesto de trabajo. Estudia dos aspectos relevantes:

  • la ambigüedad de rol: a causa a la falta de una definición clara de las funciones y las responsabilidades.
  • el conflicto de rol: Se refiere a las demandas incongruentes, incompatibles o contradictorias entre sí o que pudieran suponer un conflicto para el trabajador.

Para este factor se estudian los siguientes ítems:

  • Especificaciones de los cometidos.
  • Especificaciones de los procedimientos.
  • Especificaciones de la cantidad de trabajo.
  • Especificaciones de la calidad e trabajo.
  • Especificaciones de los tiempos de trabajo.
  • Especificaciones de la responsabilidad del puesto.
  • Tareas irrealizables.
  • Procedimientos de trabajo incompatibles con objetivos.
  • Conflictos morales.
  • Instrucciones contradictorias.
  • Asignación de tareas que exceden el cometido del puesto.

Relaciones y apoyo social (RAS)

Equipo de trabajo alzando la mano al aire al unísono.

Tiene que ver con aquellos aspectos que derivan de las relaciones que se establecen entre las personas en el trabajo. También se estudian situaciones conflictivas de distinta naturaleza (distintas formas de violencia, conflictos personales…) ante las cuales, las organizaciones pueden o no haber adoptado ciertos protocolos de actuación.

Los ítems con que el método   aborda estas cuestiones son:

  • Apoyo social instrumental de distintas fuentes.
  • Calidad de las relaciones.
  • Exposición a conflictos interpersonales.
  • Exposición a violencia física.
  • Exposición a violencia psicológica.
  • Exposición a acoso sexual.
  • Gestión de la empresa de las situaciones de conflicto.
  • Exposición a discriminación.

Después de analizar todas estas variables podremos conocer cuál es la situación psicosocial de la organización, pero recordemos, la evaluación no es el fin, es sólo la herramienta con la que conocemos la salud de la empresa y a partir de ahí, deberemos elaborar un buen plan de acción.

Con el plan de acción se pretende eliminar los factores de riesgo psicosocial en su origen y si no fuera posible eliminarlos, deberemos crear una serie de actuaciones para reducirlos.

Comparte esta entrada:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin