En marzo de 2019 salió una actualización de la norma UNE EN 689 sobre medición de la exposición inhalatoria de agentes químicos y estrategias para verificar la conformidad con los valores límite de exposición profesional.

Cabe recordar, que en base al Artículo 5 del RSP (Reglamento de los Servicios de Prevención), y en ausencia de normativa específica que determine una estrategia de muestreo, esta norma UNE resulta de aplicación obligatoria. 

Evaluación de la exposición laboral

La evaluación de la exposición laboral debe empezarse por una caracterización básica de las características relacionadas con el lugar de trabajo y el perfil de la exposición. 

Antes de nada deberemos identificar los agentes químicos presentes en el lugar de trabajo así como cualquier información relevante:

  1. Empezaremos pidiendo las fichas de datos de seguridad (FDS) para así listar todas las materias primas del lugar de trabajo. Hay que tener en cuenta que además de agentes químicos individuales, en los procesos productivos aparecen también impurezas, productos intermedios, finales y subproductos de la reacción.
  2. Se deberán clasificar según propiedades peligrosas, clasificación y etiquetado; 
  3. Cada agente químico identificado deberá identificarse con sus VLA apropiados; 
  4. Tendremos en cuenta posibles exposiciones por vía dérmica y oral.
  5. Incluiremos en el listado informaciones adicionales como cantidad usada, presión de vapor, temperatura de trabajo, concentración, dispersión, etc…

Factores de exposición del lugar de trabajo

Además, tendremos en cuenta la organización del trabajo, distribución y organización de tareas, sistemas de ventilación, extracción y procedimientos de seguridad. Se identificarán las fuentes de emisión así como el comportamiento de los trabajadores.

Estimación de la exposición

Es muy recomendable desarrollar una evaluación simplificada en base a la NTP 937 de exposición inhalatoria y NTP 897 para vía dérmica.

En base a la información anterior, junto con los resultados de mediciones anteriores y la propia experiencia del técnico evaluador podremos tener una primera aproximación de los niveles de exposición laboral y si es necesario realizar mediciones.

Conclusiones de la caracterización inicial

Para terminar de caracterizar la exposición laboral, tendremos en cuenta además: la organización del trabajo, la distribución y organización de tareas, sistemas de ventilación, extracción localizada y procedimientos de seguridad utilizados en la organización.

En base a estos datos, se identificarán las fuentes de emisión así como el comportamiento de los trabajadores.

Estrategia de muestreo

Como no se dispone de recursos ilimitados para evaluar a todos y cada uno de los trabajadores de la empresa, lo primero que debe hacer el evaluador es constituir los GES (Grupos de Exposición Similar).

A partir del inventario de tareas, perfiles de exposición de cada tarea, condiciones de trabajo, duración, frecuencia, experiencia, etc… el evaluador determinará aquellos trabajadores que conforman un GES.

En caso de que un puesto esté conformado por un único trabajador, éste conformará su propio GES.

    La medición

    La medición personal deberá ajustarse a lo dispuesto en las normas de referencia EN 482, 481, etc… así como utilizarse equipos de muestreo calibrados que deberán incorporarse al trabajador donde la unidad de captación se ubicará cerca de la zona de respiración.

    Es de vital importancia informar a los trabajadores muestreados del objetivo de la medición y recomendaciones especiales de comportamiento durante el tiempo de muestreo.

    Duración del muestreo

    El muestreo deberá tener siempre una duración mínima de 2 horas, abarcando los períodos de exposición. Si la exposición es inferior a estas 2 horas, la medición abarcará la totalidad de este período.

    Para mediciones de VLA de corta duración, la medición deberá durar 15 min.

    Los trabajadores elegidos de cada GES, los tiempos de exposición y los días deberán ser representativos de la exposición, por lo que podrá ser necesario medir en distintos días y momentos.

    Número de mediciones a realizar

    Prueba preliminar: el procedimiento de medida incluye la realización de un mínimo de 3 mediciones.

    • El resultado se considerará conforme sí:
      • Los resultados de 3 mediciones son inferiores a 0,1 VLA
      • Los resultados de 4 mediciones son inferiores a 0,15 VLA
      • Los resultados de 5 mediciones son inferiores a 0,2 VLA
    • Si una sola de las mediciones supera el VLA, se considera NO conforme.
    • Si, estando todas las mediciones por debajo del VLA, alguna de ellas supera el valor de referencia: 0,1 para 3 mediciones; 0,15 para 4 y 0,2 para 5 mediciones: estamos en NO decisión, por lo que deberán realizarse más muestreos y pruebas estadísticas.

    Esta prueba preliminar no es válida para VLA de corta duración.

    Pruebas estadísticas: el siguiente paso a seguir, en caso de NO decisión, será realizar más muestreos hasta completar un total de 6 mediciones (1, 2 o 3 mediciones más según mediciones realizadas en la prueba preliminar).

    Una vez se dispone de un mínimo de 6 mediciones (cuantas más mejor), se deberá realizar una prueba estadística para verificar si los resultados se distribuyen como curva log-normal o como una curva normal.  Para ello se pueden usar métodos gráficos o pruebas estadísticas como Shapiro Wilk.

    Validación del GES

    Es en este punto, donde una representación gráfica de los resultados (log-normal o normal), nos permitirá determinar si el GES seleccionado es consistente o debemos replantearnos dividirlo en dos o más grupos.

    Por ejemplo, si se observan puntos en la gráfica (mediciones) que no se ajustan a la recta, se trataría de individuos excepcionalmente expuestos, lo que implicaría que deberían sacarse de ese GES y conformar su propio grupo, con un análisis independiente.

    Una vez confirmada la distribución log-normal o normal y la consistencia del grupo GES, ya se pueden aplicar las pruebas estadísticas basadas en la comparación con el límite superior de confianza (LSC) del 70% con el percentil 95 y determinar así la conformidad o no conformidad de la exposición.

    Periodicidad de las nuevas mediciones

    La evaluación debe ser actualizada periódicamente, para asegurar que la conformidad con el VLA continua. Puede ocurrir cambios en la organización del trabajo (ventilación, métodos, experiencia, etc…) que podrían cambiar las circunstancias de evaluación inicial.

    Para determinar esta periodicidad, la norma requiere un mínimo de 6 mediciones. Por lo tanto, si nos hemos quedado en la prueba preliminar, el evaluador deberá programar 3 mediciones adicionales.

    Una vez realizadas estas mediciones, y ya con un mínimo 6 valores de concentración, se puede determinar la periodicidad de la próxima medición en base a este criterio:

    • MG o MA < 0,1 VLA = 36 meses (3 años)
    • 0.1 < MG o MA < 0,25 VLA = 24 meses (2 años)
    • 0.25 < MG o MA < 0,5 VLA = 18 meses (1.5 años)
    • 0.5 VLA < MG o MA = 12 meses (1 año)

    En cualquier caso, todo el análisis y muestreo debería ser iniciado desde cero siempre que varíen las condiciones de trabajo: nuevos productos, métodos de trabajo, operaciones, etc… no evaluadas con anterioridad.

    Elaboración del informe

    El evaluador deberá redactar un informe completo con los resultados de las mediciones, las conclusiones y con una propuesta de periodicidad en las nuevas mediciones.

    El informe deberá incluir información detallada sobre:

    • el evaluador, entidad para la que trabaja y laboratorio;
    • objeto de la evaluación;
    • identificación de los agentes químicos considerados;
    • factores de exposición y condiciones de trabajo;
    • observaciones realizadas durante el muestreo;
    • resultados y conclusiones de la caracterización básica;
    • procedimiento de medición, indicando equipos y calibraciones;
    • tiempo de muestreo (fecha, inicio y fin del muestreo)
    • concentraciones obtenidas- datos de la incertidumbre de las mediciones;
    • identificación de resultados y comparación con VLA;
    • uso de equipos de protección individual;
    • medidas de control de riesgos en caso de no conformidad.

      Asegúrate de contar con un experto en Higiene Industrial para desarrollar adecuadamente la estrategia de medición y análisis estadísticos necesarios propuestos en esta nueva normativa.